FRAGMENTOS Y DIMENSIONES

Fotografía Digital / Imagen Panorámicas / 2008

Este proyecto surge de dos ideas básicas. La primera tiene que ver con la naturaleza fragmentaria de nuestra percepción del mundo. Nuestra memoria, todos nuestros sentidos, sólo pueden captar una parte de las cosas: nuestro ángulo de visión es limitado, tampoco somos capaces de escuchar todos los sonidos, ni de ver todos los colores, sin ni mencionar nuestros prejuicios e ideas hechas.

Esta primera idea de que la percepción fragmentaria delimita nuestra dimensión de los hechos, se asocia a una segunda: el reconocimiento de la posibilidad de jugar con los fragmentos y las dimensiones de la fotografía. Esto se apoya en la gran importancia de la postproducción en la era digital, de manera que todos los presentes encuadres fueron definidos en la manipulación posterior al acto fotográfico. Así, estas nuevas fotografías, nacidas de unas fotografías originales más amplias, son recortadas a la manera de los recuerdos, sueños, frases en el aire, conversaciones mentales con interlocutores ausentes, intuiciones, los pequeños olvidos y la poesía concreta de lo cotidiano.

Principal

ART-MIRALL / Laboratorio de Creación / Galería de Arte / Proyectos, Ciudad y Paisaje / Carrer Mirallers 7 / 934330780 - 635324687 / CP 08003 / BARCELONA

Espacio Creación
LUCIANA PONTES

CINEMASCOPE

Muchos dicen que la mayor diferencia entre la foto y el cine es el movimiento. Pero quizás sea el silencio lo que confiere la intensidad emocional de la fotografía. Es como una pérdida, lo eterno no dicho, y por esto quizás la han comparado a la muerte y hasta a la inmortalidad. Igual es que pocos saben el valor del silencio, seguramente Chaplin lo sabía, pero el silencio de la foto es aún más intangible que la del cine mudo: el cine acaba por dar sentido, por explicar lo que se ve, mientras la foto se esquiva de cualquier explicación. Es el misterio del sentido oculto de la forma desnuda, que aunque casi palpable es inabarcable.
“El Tao que puede ser expresado no es el Tao verdadero. Se le pueden dar nombres, pero no son el Nombre Verdadero.” (Lao Tsé, aproximadamente 500 AC.)